Acomodándonos en Istanbul, Beşiktaş y pisamos Asia.

Segundo día en Istanbul y no sabíamos bien donde íbamos a dormir. El amigo de mi padre decía que quizá podría encontrarme sitio. Aunque después de que su primer contacto me dejara tirado a la primera noche, pues no albergaba muchas esperanzas.

Aún así vuelvo a quedar con Marc, esta vez acompañado de su novia. Nos vamos a un centro comercial increíblemente grande. En su interior tiene hasta una montaña rusa.

 

Pasamos un rato intentando buscar un futbolín, pero para todos necesitabas una tarjeta de socio para jugar. Así que al final nos animamos a hacer unos bolos.

Jugando con estilo.

Luego nos vamos al barrio de Beşiktaş, donde nos lo pasamos andando principalmente para encontrar un sitio donde comer. Yo con la mochila y todos los trastos encima, por supuesto. Llegamos al final a un restaurante pero a última hora decidimos irnos.

 

Los precios no contentaban así que volvimos a desandar lo andado. La noche llegó y dejó una bella estampa del mar. Tomamos un té, ya que al final acabo durmiendo en un hostel y decido comer allí, así me ahorro bastante dinero.

La noche.

Al día siguiente me lo paso trabajando y intentando buscar un Couchsurfer. Una chica me responde pero esta en la otra punta de la ciudad. Debíamos cruzar a la zona asiática y así pisar por primera vez otro continente. Cruzamos el mar con un ferry y con unas vistas preciosas de la ciudad bajo la luz del atardecer.

 

Al llegar nos compramos la Istanbulkart. Un bono recargable con el que puedes usar todos los transportes públicos a mitad de precio. Solo haciendo dos viajes ya sale a cuenta comprarla, así que no lo dudéis.

Después de un largo viaje en bus por las autopistas atestadas de coches, llegamos a la casa de mi Couchsurfer. Se trata de una universitaria que vive en un pequeño y cuidado apartamento. Un amigo suyo viene a hacer compañía y pasará la noche también con nosotros. Me invitan a cerveza, que no es moco de pavo, aquí el alcohol es muy caro.

 

A la mañana siguiente tengo que dejar su casa e volver a quedarme algo tirado, aunque sigue en el aire el ir a casa de una amiga de Marc.

El team huyebares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *