Hacer auto-stop en China

Aquí os dejaré mi experiencia haciendo dedo en China y daré algunos consejos. Lo primero decir que crucé 2200 km de la zona este de China, Beijing-Shenzhen, que es conocido como más difícil que el oeste. También lo hice solo, que tampoco ayuda mucho.

Que el mapa de carreteras chinas no os asuste. Lo que yo hice es preguntar a locales por las principales rutas. Pero en definitiva viene a ser una cuadrícula, intenta coger las ciudades más grandes que estén entre tú y tu destino e irás avanzando.

El mapa cuando ya casí llegabamos

Nunca he llevado cartel para hacer auto-stop, pero aquí ha sido mi gran aliado. Ya de por sí, una persona occidental ya llama la atención en china, pues si llevas un cartel aún más.

“de Beijing a Shenzhen haciendo auto-stop para encontrar a mi amor.”

Esta prohibido hacer auto-stop en las calzadas de las autopistas, Gracias a dios, por que van como locos y creo que lo más seguro es no estar en ellas. Así que si toca recorrido largo empezad en la entrada de una autopista, delante del peaje, y luego usad las áreas de servicio.

 

Lo cierto es que esas fueron mi gran aliado. Los chinos no conocen mucho que es el auto-stop, y no entienden mucho como funciona. Y aunque lo conozcan necesitan muuuucho tiempo para pensárselo. La mayoría de ellos tardaron varios minutos en decidir llevarme.

Lo mejor es llevar una nota o carta explicando lo que haces, aunque si vas directamente a ellos enseñándolo, por lo general te rehusaran des del principio. Lo que yo hacía era poner la carta al lado de la cartel grande, con el que llamaba la atención y así podían leerlo. Hasta este punto llamaba la atención:

 

Aún así no son muy avispados y no acaban de entender. Muchos intentaran llevarte a una estación de bus cercana o algo así, aunque repitas que no tienes dinero. También hay gente reacia a hablar al móvil para que traduzca, así que lo mejor es hablar con el staff de la área de servicio. Serán de los primeros en venir a cotillear y si les explicas todo muy bien, les explicaran a gente que tenga preguntas. Además que casi siempre se enrollan y te dan algo para comer. Eso sí, si quieren intentar buscarte un conductor, no perdáis el tiempo; no lo conseguirán.

¿Que coches paran? Lo cierto es que en las autopistas hay poca variedad: o cochazos o camiones. Un país con más de mil millones de habitantes tiene mucha gente pudiente, así que hay mucho buen coche, la excepción es uno barato o viejo. Los coches paran más que los camiones, así que os pasaréis todo el viaje sentados en cómodos automóviles.

Un miedo importante que tenía era la policía. Siempre que me vieron pasaron de mí, a lo sumo leyeron el cartel y les hizo gracia. Solo tuve un problema en una área de servicio, donde el segurata los llamó, creyendo que me podían ayudar. Me revisaron pasaporte y visado y ya. Querían contactar con la persona a la que le quería dar una sorpresa, pero al negarme tampoco se molestaron mucho. Me preguntaron si podían hacer algo para ayudarme y les dije que no, gracias. Se marcharon y ya. Eso no quita la cara que puse al saber que venían:

 

En definitiva en China hay que jugar con el papel de lo exótico. Llamar la atención con un cartel y aprovechar eso para que te den tiempo para explicarle lo que haces. Saliendo de las ciudades descubrir lo realmente amables que son, y lo mal que se sienten si no pueden ayudarte aquellos con los que conseguiste congeniar un poco. Una experiencia necesaria para entender su forma de ser y cogerle un aprecio especial a este enorme país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *