Las historias de Dani e Irati

Estos son Dani e Irati, dos buenos amigos del Camino, distintos en muchos aspectos, pero unidos por una trágica historia y un hermoso gesto.

Dani es un chico catalán que recién ha pasado por los 40. Hace ya 5 años su padre empezó a enfermar, justo cuando él hacia su primer Camino entero. Por la cabeza se le pasó que sus pies eran la salud de su padre y que los llevaría intactos a Santiago como símbolo. Si conseguía que su padre saliera airoso, se prometió hacer el Camino por él.

Continuar leyendo “Las historias de Dani e Irati”

Ebrios descontrolados

El camino prosigue cruzando las tranquilas llanuras hasta llegar a Logroño, donde la noche de San Juan creaba una expectación de descontrol. Los escenarios se estaban montando, algunas terrazas empezaban a prepararse, pero el calor incesante hacía que la ciudad permaneciera en calma, la que viene antes de la tormenta.

Llegamos al albergue parroquial donde, por ahora, solo había extranjeros. Tres chicas de Colorado, tres de Georgia (USA), dos húngaros que siempre se alegran mucho de verme a pesar de no entender ni una palabra de inglés, y un australiano. Además el hospitalero que nos atiende tampoco entendía mucho el castellano. Es por eso que, cuando apareció su compañero madrileño, nos miramos con una mirada de alivio. Continuar leyendo “Ebrios descontrolados”

El arte sanador del alma

Cuando uno se aventura, viaja a lugares desconocidos o, simplemente, sale de la zona de confort, pasa la primera noche pensando por qué narices hace esto si realmente estaba muy agustito en casa. No te sientes en casa, todo te parece hostil y para nada confortable. Además, todo eso se llena de una sensación de soledad increíble.

Siempre he creído, que cuanto mayor es la aventura, el salto al vacío, más noches se mantiene ese deshazón. Es por eso que en el inicio de esta Expedición, he estado varios días ausente, melancólico y preguntándome constantemente qué estaba haciendo. Continuar leyendo “El arte sanador del alma”