Conociendo el museo de Miniatura de Hamburgo

Aunque no explicaré que ver en Hamburgo, más que este museo, lo pondré junto a las otras categorías donde escribo tours ya que realmente vale la pena. A mí me encantó y, aunque puede que tenga debilidad por este tipo de cosas, es mucho más entretenido de lo que el nombre indica. Te puedes tirar horas y horas viendo detalles en ese mundo vivo en miniatura. Además la tecnología empleada asombra a cualquiera.

 

Empecemos con los numeros. Miniatur Wunderland es la construcción de modelismo ferroviario mas grande del mundo, con más de 11 km de vías. En su interior podemos encontrar más de 200.000 figuras humanas, 300.000 luces y miles de vagones. El museo se abrió en los antiguos almacenes portuarios de Hamburgo, que quedaron en desuso al inventarse los contenedores de comercio marítimo. La construcción de las 3 primeras partes llevó más de un año, y desde que se abrió en el 2001 sigue creciendo.

En uno de estos bonitos almacenes se encuentra el museo en miniatura.

Los escenarios en miniatura están ambientados en Alemania, Hamburgo, Escandinavia, Suiza, Estados Unidos, Austria y Italia. Aquí una vista de los Alpes en Suiza.

 

Una de las cosas más llamativas del museo es que se hace de noche cada x minutos. Todas las maquetas están preparadas para ello y se iluminan, incluso ofreciendo algún espectáculo de luces. Así que en cada lugar te acabas esperando a la noche para ver que sorpresas te puede dejar.

 

Otra cosa que impresiona mucho es los coches autónomos. Aquí os dejo un time-lapse de la parte de EEUU, donde los coches en miniatura se incorporan o salen de la autopista, siempre sabiendo cuando hay que parar y cuando tienen carril libre para entrar.

 

Pero no solo eso. También hay equipos de emergencia, bomberos, etc. Cuando estos son llamados encienden las sirenas y van para el lugar donde se los reclama. Es algo bastante impresionante.

 

También tiene el aeropuerto en miniatura más grande del mundo. Con una pantalla con llegadas y salidas, los aviones van despegando o aterrizando y yendo a la terminal que les toca. Además de algunos coches autónomos que pululan por ahí. El programa “¿como lo hacen?” de Discovery le dedican un capítulo a este maravilloso aeropuerto.

 

El despliegue técnico no termina ahí, en los fiordos noruegos hay barcos enormes, pero en miniatura, que se mueven por el mar de puerto en puerto. Y como es de entender todo esto conlleva una gran sala de control.

 

Además el museo tiene un montón de detalles tontos que accionas con un botón. Algunos son pequeñas gracietas, otros homenajes… En fin, más detalles que hacen que esta visita no termine nunca. En el vídeo podemos ver detalles inanimados, como rapunzel o los concursos de carrozas que se lanzan al mar.

 

Y por si no fuera poco, el museo te ofrece un juego en la entrada. Te dan un folleto con 12 detalles que encontrar en el museo y a su lado una letra. Si las ajuntas consigues entrar en un sorteo para premios. No es nada fácil encontrarlas, pero si te gustaban los libros de Buscando a Wally seguro que pasarás un buen rato.

Aquí una de las letras. Al darle al botón el coche subía mostrando un escaparate con el batmóvil, coche James Bond, etc.

Por último tenemos unas pequeñas vitrinas donde vemos la historia de Alemania des del paleolítico hasta la caída del muro de Berlín, con algunos detalles también graciosos.

El fascismo europeo. Curioso que solo se permita nuestra bandera fascista.

En definitiva es un museo que vale la pena ir. Fue algo caro, creo que unos 13€, pero de lo único que me arrepiento es de no haber tenido más tiempo para verlo todo bien, cosa que significa que volveré. Y si nada de lo dicho anteriormente os acaba de convencer, que sepáis que es un buen lugar para conseguir fotos imposibles en la vida real.

Difícil capturar esto en el Vaticano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *