Qué ver en Porto… (tour de un día)

En este post voy a hablar de Porto, ya os contaré cómo fue con Claudio, el segundo Couchsurfer dentro de tres días.

Empezaré explicando des del punto de encuentro con mi primer Couchsurfer plaza dos Aliados. Se trata de una plaza enorme con el ayuntamiento al final de ella. En El Centro una estatua ecuestre del rey Pedro. Se trata de un rey muy querido en Oporto, abanderado del liberalismo, que no quería ser rey de Portugal y dejó el reino en manos de su hermano. Pero este empezó a ser autoritario y obstaculizador del liberalismo, desobedeciendo las condiciones que le puso su hermano. Pedro, que se habían programado únicamente rey de Brasil, volvió a Portugal para destronar a su hermano y se inició una guerra civil.

La guerra no empezó muy bien para Pedro, que se quedó sitiado en Porto, su último reducto. La ciudad sufrió hambruna y enfermedades, pero al final el pueblo se organizó para vencer al invasor. Finalmente Pedro gana la guerra y se proclama rey de Portugal y declara que se quedó enamorado de Porto por como le salvó el culo en la guerra. Quizá no dijo lo último, pero si lo del amor. Tanto se lo tomó al pie de la letra la ciudad que cuando pereció el rey, decidieron llevar su corazón a Porto y esta guardado en la Iglesia de Nuestra Señora de Lapa.

En la parte más abajo de Plaza dos aliados podéis ver, mirando la escultura a la izquierda, la torre do Clérigos. Se trata del punto más alto de toda la ciudad y des de allí se tienen vistas de toda ella. Aunque es un pelín caro subir.

De la calle que une la plaza y la torre hacia el río se encuentra la zona medieval. Esta llena de callejones con varias casas abandonadas o en no muy buen estado. De allí a la Rúa de las Flores están los restaurantes más típicos y baratos del centro. Yo comí en Mondo Novo, y por unos 5€ tuve 2 platos, bebida, café y postre.

Aunque lo más típico de Porto es la Francesinha, un sándwich muy cargado, con jamón, chorizo, queso, salchicha, ternera, huevo frito, algo más que me dejo y todo bañado en salsa de estofado. Habló de él en el post y el lugar más barato que encontré es un restaurante llamado “Low Cost” a la izquierda del ayuntamiento.

Empezamos a caminar des de plaza do aliados a la torre do Clérigos. Como he dicho podéis subir a ver la ciudad, des de la torre. A mano derecha tenemos un parque y la universidad. Si cruzamos el parque iremos a parar a una librería, en la que supuestamente JK Rowling se inspiró para hacer las escaleras de Hogwarts.

Las escaleras

Antes era gratuito entrar, pero como se ha llenado de turistas que no compraban ni un libro decidieron cobrar entrada. Son 4€, pero si compras un libro se descuentan 4€ del precio. Sinceramente para mí no mereció la pena pagar 4€ por verlo. Esta todo realmente lleno de gente y sí, es bonito, tiene una escalera peculiar y el techo bonito. Pero entre el estrés de la gente y que a los dos minutos solo acabas mirando libros, como en cualquier otra librería, pues no me valió la pena. También tengo que decir que no soy fan de Harry Potter, quizá a los fans les valga la pena pasarse.

Pero sin movernos de Clérigos a mano izquierda (dirección rio) vemos un gran edificio triangular. Se trata de una antigua prisión que ahora funciona como museo de la fotografía. La entrada es gratuita, no hay nada espectacular por ver, pero detenerse 5-10 minutos para verlo no me pareció un desperdicio.

Cogemos la calle con la antigua prisión a la derecha y dejando la zona moderna atrás. Al llegar al final nos encontramos con un mirador donde se ve toda la zona antigua de Porto y Vila Nova de Gaia (el pueblo al otro lado del Duero).

 

Seguimos la calle Rua da Vitoria que baja a mano izquierda y cogemos la primera a la derecha para bajar a la Rua das flores. Es una calle con muchos bares y bastante ambiente. Aunque creo que algo más caro que otros lados, pero merece la pena pasearsela.

La recorremos a mano izquierda hasta llegar a Sao Bento. Allí nos encontramos con la estación de tren y vale la pena adentrarse. Una vez más vemos la obsesión portuguesa por los azulejos, pero esta vez explicando un poco de historia. En la parte de arriba vemos la evolución histórica de los transportes hasta llegar al tren. En frente de la entrada vemos la diferentes economías de la ciudad en la Edad Media. Y a la derecha e izquierda momentos históricos de Portugal.

A mano izquierda una de las pocas guerras que hubo con los castellanos. Resultose que en un momento de la reconquista los portugueses tomaron tierras que pertenecían a los Castellanos. Finalmente a bajo se ve a un cónsul portugués pide la paz, ofreciendo devolver esos territorios y su propia vida, más la de su esposa e hijos, para acabar con la guerra.

Salimos de la estación a mano derecha y subimos hasta la zona más antigua de la ciudad, la villa romana. Allí se puede ver la antigua muralla y en lo alto la catedral. Lo cierto es que tiene pinta de un edificio defensivo y militar, y la razón era porque estaba demasiado expuesta y a las puertas de la ciudad y no querían que fuera lo primero que destruyeron. Así que le dieron un toque de fuerte defensivo, para que los enemigos no la derruyeran. Y al parecer funcionó.

Al llegar a la puerta de la catedral vemos un enorme edificio. Se trata del humilde hogar de obispo. Bajamos por las escaleras y nos perdemos un poco por las callejuelas de la zona antigua, claramente con una función defensiva contra invasores.

Al salir de allí intentamos coger la Rua de Mouzinho da Silveira, hasta llegar a una plaza. Allí nos encontramos el edificio de la Borsa y a su lado izquierdo la iglesia de San Francisco de entrada gratuita.

Bajamos hasta la rivera donde se trata de la zona más turística y animada de la ciudad, como las ramblas de Barcelona. Hay muchos artistas callejeros, estatuas humanas, paraditas y restaurantes.

Nos la recorremos entera hasta llegar al gran puente de hierro, el Ponte Luis I. Cruzamos el puente para dirigirnos a Gaia, donde según los Tripeños (gerundio de Porto), lo único bueno son las vistas de Porto y el vino. Así que eso haremos. El tránsito en el puente es algo caótico. Además hay unos niños que se ganan la vida saltando del puente al río como espectáculo. Piden un euro por cada salto y aglomera a bastante gente en el puente y alrededores.

 

Bien una vez cruzado el puente recorremos el paseo por la rivera deleitándonos con las bellas vistas de la ciudad de Porto, mientras que a nuestra mano izquierda tenemos las bodegas del famoso vino. Dependiendo cuanto os guste el vino y su cultura tenéis varias opciones. La primera pasar de largo, aunque no la recomiendo. La otra es probar una copita de vino de Porto en alguna de las bodegas, realmente no es barato, pero merece la pena probarlo con las vistas enfrente. Si deseáis conocer más sobre el vino, podéis pagar por entrar en las bodegas y conocer cómo se hace y las condiciones únicas de la zona para que el vino de Porto sea mundialmente famoso a pesar de que no cultiven uvas. También está la posibilidad de contratar visitas guiadas que incluyen, al igual que la entrada a las bodegas, algunas catas.

 

Por último podemos subir al monasterio da serra do pilar. Se trata de un cuartel localizado en la cima al lado del puente de Luis I. Las vistas valen la pena y podéis observar un buen atardecer.

 

Una vez llegada la noche, hay mucho ambiente en Porto y bastante barato. Se pueden encontrar cervezas a 50 cent los días de oferta o cubalitros por 2 euros (eso fue en la rivera en una calle un poco más interior). Pero donde se encuentran más pubs y ambiente es en la zona de Clérigos concretamente en 3 calles al norte. Galería de París era una de las más llenas de gente

A parte de este tour, Porto tiene varios parques con muy buenas vistas. El más grande y famoso es el del Palacio de Cristal. Tiene muy buenas vistas y además un montón de aves pululando por ahí, de gallinas a pavos reales.

Vistas des del parque

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *